4 Desafíos para Ahorrar dinero que Realmente hacen el Ahorro Divertido

4 Desafíos para Ahorrar dinero que Realmente hacen el Ahorro Divertido

La frase siguiente seguramente será la más obvia que leerás en todo el día. Ahorrar dinero es DURO. Sí, lo sabemos, obviamente. Sin embargo, algo que es mucho menos obvio es encontrar una rutina regular que realmente te ayude a ahorrar dinero. Si preguntas por ahí, la gente te dirá que hay opciones por todos lados, y realmente no se equivocan. “Primero comprueba los escaparates de ventas” y “trae a un amigo que pueda ayudarte a decidir lo que realmente necesitas” dicen ellos. Y mientras ambas sugerencias son buenos consejos, muchos de nosotros necesitan utilizar un consejo que no sea solo basado en el gastar. Así que si no estás bastante preparada para “ahorrar un 15% cambiando tu seguro del coche a GEICO” o si simplemente no le ves el valor a “ahorrar dinero y vivir mejor” comprando solamente en Wal-Mart, podrías querer un plan de ahorro de dinero que gire alrededor de lo más importante de esta ecuación de ahorro: no el gastar, sino el .

 Nunca dos ahorradores son iguales. Pero, para encontrar un plan que funcione bien, todos necesitamos definitivamente un poco de inspiración y (quizás) un impulse para seguir con ello. Manteniendo todas esas ideas en mente, aquí tenemos cuatro ideas de ahorro de dinero que no solo inspirarán tu lado competitivo interior, sino que ¡también te dará el impulse que necesitas para seguir ahorrando! Y lo más importante, esas competiciones de ahorro de dinero pueden mostrarte que ahorrar dinero puede ser realmente efectivo, si pruebas cosas nuevas y te centras en métodos que funcionen de la mejor forma para ti:

1.      El Ahorro

Este está dirigido a los ahorradores proactivos y competitivos. El juego es casi exactamente como suena, pero mucho más divertido. ¿Conoces a alguien más que necesite ahorrar? Desafíalos. Desafía a tu madre, hermano, mejor amigo, marido, monitor de yoga… A quien sea. La finalidad es que alguien más esté involucrado de forma que estés continuamente recordándote que tienes que ahorrar. Te sorprenderás de cuánto puede motivarte realmente un pequeño desafío. Después, compra y decora grandes jarronespara todo el mundo que planee competir y aconseja a todos los competidores a poner sus jarrones en un lugar en el que les recuerde ahorrar cada día.

Luego, elige una longitud de de tiempo. Recomendamos un mes, tres meses o seis meses para empezar (algo concreto, pero lo suficientemente largo para comprobar los resultados reales) – y ¡empieza a ahorrar! Cada semana, suma la cantidad de dinero que tienes en tu jarrón y cuéntaselo a los demás competidores. El objetivo de esto es crear un juego de números. Saber lo que pueden ahorrar las demás personas solo hará que quieras seguir ahorrando. Al final, todos los participantes contarán su dinero y ¡se pondrán de acuerdo en un premio para el ganador!

2.      El Juego de Familia

Este es para los ahorradores innovadores: ¡es hora de empezar una competición en tu casa! Consigue que tu esposo, compañero de piso, hijos, hermanos o padres participen en esta competición de ahorro que está impulsada solo por vuestra propia creatividad. El objetivo del juego es encontrar las formas más creativas o innovadoras de ahorrar dinero o volver a utilizar elementos que ya tengas. Haz que sea ético y razonable, por supuesto, pero definitivamente empezarás a darte cuenta de que las personas a tu alrededor son capaces de llegar a tener muy buenas ideas. Algo como ir en bicicleta alrededor del barrio en lugar de conducir y guardar bolsas de plástico o reutilizar el periódico como papel de regalo o empezar tu propio jardín es juego limpio en esta competición. Cada participante debería tener una lista de sus ideas más innovadoras y votar para dar un pequeño regalo cada semana a la persona que tenga la mejor idea.

3.      El Rastreador de Gastos

Como hemos dicho, todos los ahorradores son diferentes. Así que este juego funciona más viendo quién puede gastar menos que viendo quién puede ahorrar más. El Rastreador de Gastos seguro te ayudará a darte cuenta de los fallos en tus hábitos de gasto. Elige a tus competidores y haz que todo el mundo escriba la cantidad de dinero que gastan en cosas innecesarias para una semana. La persona que gaste menos obtiene un premio. Piensa en algo pequeño, como una cena casera o (si quieres subir las apuestas) un pequeño porcentaje del dinero que habéis ahorrado. Luego, empieza de Nuevo la semana siguiente. Haciendo esto cada semana, tú y tus amigos tendréis algo emocionante que esperar al final de cada semana, mientras que os concienciáis totalmente de vuestros gastos. Este juego os hará definitivamente volver a pensar cuánto necesitáis realmente.

4.      El Desafío de los 20$ al Día

En lugar de tomarnos vía libre para gastar lo que queramos y contarlo, este juego funciona mejor para la gente que necesita límites concretos. Elige una desafiante cantidad de dinero (nosotros elegimos 20$, puede que necesites menos o decidas que necesitas un poco más) que pienses que puedes conseguir de forma realista cada día.  Asegúrate de que puedes estar de acuerdo con este número con tus amigos o miembros de la familia que también querrán participar, de forma que la competición fuera justa. Luego, aparta suficiente para una semana. Por ejemplo, si eliges 20$ al día, deberías apartar 140$ para una semana (20 dólares por 7 días). Quien tenga más “fondo semanal” al final de la semana es el ganador, ¡y obtiene el premio!

 Todas estas cuatro competiciones están destinadas a distintos tipos de persona. ¿Qué te motiva? Si lo sabes, elige uno de estos y pruébalo. Si no, prueba más de un método para averiguar tus mejores hábitos de ahorro. Con un poco de impulso competitivo de tus amigos y algunos resultados reales, estas competiciones de ahorro (aunque son un poco cursis) pueden probar ser más divertidas y efectivas de lo que jamás habrías pensado. 

¿En realidad se podría obtener ganancias de la energía solar?

¿En realidad se podría obtener ganancias de la energía solar?

Alquilar o comprar, ¿qué opción tiene sentido para el inversor de la generación Y?

Alquilar o comprar, ¿qué opción tiene sentido para el inversor de la generación Y?