AT&T: ¿Demasiado grande para fracasar o demasiado grande para no fracasar?

AT&T: ¿Demasiado grande para fracasar o demasiado grande para no fracasar?

Como dicen, los mundos del entretenimiento y los medios de comunicación nunca duermen. Así que, después de que Verizon compró a Yahoo por $ 4,800 millones en julio, fue solo cuestión de tiempo antes de que AT&T se sintiera obligado a responder. De hecho, estos dos proveedores de servicio inalámbrico multinacionales han estado combatiendo durante casi dos décadas. Así que, cuando AT&T anunció oficialmente la adquisición de Time Warner por $ 85,400 millones esta semana, no fue una sorpresa para muchas personas. Sin embargo, pareció un poco como una ventaja.

No es ningún secreto que los negocios en la industria de servicios inalámbricos han ido desacelerando, ya que los proveedores tales como Verizon, AT&T, Sprint y T-Mobile, entre otros, han hecho típicamente la mayoría de sus ganancias compitiendo para adquirir nuevos suscriptores. Sin embargo, hoy en día, ya que vivimos en un mundo donde prácticamente todos tienen teléfonos celulares con planes, adquirir nuevos usuarios no ha sido precisamente sencillo. ¿No lo cree? Considere estas estadísticas:

En octubre de 2015, fue divulgado que el 68% de los adultos estadounidenses ya tenían smartphones con planes de servicios inalámbricos. Este número aumentó de tan solo el 35% cuando la misma encuesta se realizó en el 2011. Es un gran número de personas, ¿no? Pero no se detiene allí: estas estadísticas también son extensibles a todo el mundo.

Un estudio dirigido por Ericsson en 2015 estima que en 2020 el 70% de las personas en el mundo estaría utilizando smartphones con conexiones inalámbricas. Con estimaciones como esta, está claro que vamos por el buen camino hacia la conexión global totaly, con la conexión global total, las cosas definitivamente comenzarán a cambiar para los proveedores de servicios móviles. Por ejemplo, el estudio de Ericsson estima también que la mayoría de los nuevos suscriptores entre ahora y el 2020 serían de Asia y el Pacífico, Medio Oriente y África (no de América ni de Europa). Esto significa que los modelos de negocios para los proveedores de servicios con sede en Estados Unidos como AT&T y Verizon tendrán que cambiar para adaptarse a demandas futuras diferentes. De hecho, parece que los únicos medios de estas empresas para mantener la competitividad en los próximos años pueden ser expandirse más a nivel mundial o llegar a diferentes mercados nacionales (o ambos). 

Con la adquisición de Time Warner, está claro que AT&T tiene un plan definitivo para hacer el último y a gran escala, por decir lo menos. Al comprar a Time Warner, que posee actualmente HBO y CNN, AT&T está haciendo movimientos para ser no solo un proveedor de servicios, sino también un productor de contenidos. Esta entidad conjunta será la primera de su tipo: una que podría no solo ofrecer suscripciones de servicios móviles, de banda ancha y acceso a TV, sino también producir los espectáculos que se verían a través de esas suscripciones (y espectáctulos pupulares también). Actualmente, HBO produce Game of Thrones y Westworld. CNN también juga un papel importante en el mundo de las noticias. Esencialmente, esta oferta de $ 85,400 millones creará la nueva superpotencia de los medios de comunicación. Además, AT&T planea utilizar su recién adquirida fuerza productora de contenido para competir con empresas como Netflix y YouTube. Ten cuidado, Verizon; AT&T está listo para competir.

 Sin embargo, tras el anuncio de AT&T de este acuerdo aparentemente innovador, algunos informes emitidos muestran que podría ser casi demasiado bueno para ser verdad. En primer lugar, el trato comprensiblemente ha generado preocupacionesantimonopolio. El acuerdo hace de AT&T la compañía de entretenimiento más grande en Estados Unidos (superando a Walt Disney y Comcast), lo que seguramente no ha pasado desapercibido e incluso ha llegado a los actuales debates presidenciales. Aunque el acuerdo no fue rechazado abiertamente, parece que su ejecución no avanzará sin escrutinio más adelante.

Con esto, analistas como los de MarketWatch creen que este acuerdo no vale la pena para los inversionistas AT&T, ya que las grandes fusiones a menudo ponen a las empresas en mayores riesgos. Especialmente con el resultado de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos con respecto a las inminentes preocupaciones antimonopolio de la transacción, algunos analistas creen que este acuerdo podría venirse abajo fácilmente. Sin embargo, si AT&T tuviera éxito, los resultados obviamente podrían ser enormes.

Así que, inversionistas, la pregunta es para ustedes: ¿cómo creen que termine esta adquisición? ¿Demasiado grande para fracasar o demasiado grande para no fracasar? De cualquier manera, AT&T claramente está haciendo movimientos para seguir compitiendo en el panorama mundial, así que mantenerse al tanto de las acciones de AT&T en los próximos meses sin duda no hace daño. Por otra parte, conforme salgan próximas noticias respecto a este acuerdo, también puede considerar seguir las acciones de los competidores de AT&T. Como dicen, los mejores tratos son los más difíciles de hacer, y nunca está de más mantenerse al día.

Alquilar o comprar, ¿qué opción tiene sentido para el inversor de la generación Y?

Alquilar o comprar, ¿qué opción tiene sentido para el inversor de la generación Y?

¿Cómo puede la elección presidencial impactar su cartera?

¿Cómo puede la elección presidencial impactar su cartera?