¿Listo para empezar a invertir en acciones? He aquí algunos elementos de

¿Listo para empezar a invertir en acciones? He aquí algunos elementos de

Si estás pensando en invertir en valores por primera vez, empezar puede ser angustioso e intimidante. Puedes no estar seguro de cuánto dinero deberías invertir o en qué invertir. Tratar de responder a estas preguntas de buenas a primeras sería suficiente para que quieras tirar la toalla, ¡Incluso antes de hacer tu primera operación! Así que cierra los ojos, respira profundo, y olvídate del "stock wisdom" que has oído en televisión y leído por internet. Aquí tienes cinco preguntas para hacerte a tí mismo antes de abrir tu cuenta de corretaje.

1) ¿Cuáles son tus objetivos?

¿Por qué quieres empezar a invertir en acciones? ¿Estás buscando comprar una casa? ¿Ahorrar para la jubilación? Lo que vayas a hacer con el dinero de tus inversiones debería influir en tu estrategia de inversión, ya que determina tanto tu horizonte temporal como tu tolerancia al riesgo - volveremos a esto más adelante.

La identificación temprana de tus objetivos de inversión te ayudará a mantenerte motivado durante todo el proceso. Si, por ejemplo, sabes que quieres comprar una casa en los próximos 5 años, puede que te resulte más fácil abstenerte de gastar dinero en cosas como cafés y salir a cenar. Gastar menos dinero en artículos innecesarios ahora, te permite asignar más dinero para invertir en acciones u otros valores.

2) ¿Cuándo necesitas dinero?

Saber cuándo necesitarás dinero, también conocido como tu horizonte de tiempo de inversión,puede hacer que sea mucho más fácil montar tu cartera. Al conocer tu horizonte de tiempo, puedes evaluar en qué tipos de valores, ETFs, O ADR debes invertir. Esto también se conoce como tu plan de asignación de activos. Si sabes que estás invirtiendo para la jubilación dentro de 20 años, puedes estar más dispuesto a destinar tu dinero a inversiones de mayor riesgo, como acciones individuales, que si quieres comprar un coche nuevo dentro de 5 años, en cuyo caso puedes invertir en un ETF de renta fija, por ejemplo.  Esto se debe a que las acciones tienden a fluctuar en valor durante períodos cortos de tiempo, pero a largo plazo tienden a subir. Por ejemplo: Si hubieras invertido 1.000$ en el Índice Dow Jones el 1 de enero de 2008, y los hubieras vendido el 31 de diciembre de 2010, hubieras perdido aproximadamente 130$. Si no hubieras necesitado vender hasta la fecha de hoy,tendrías una ganancia de unos 230$.

3) ¿Cuánto estás dispuesto a perder?

No importa lo bien que plantees tu estrategia de inversión, existe la posibilidad de que pierdas dinero. Saber cuánto estás dispuesto a perder te ayudará a determinar qué parte de tus activos estás dispuesto a colocar en inversiones de más riesgo. Puede administrar el nivel de riesgo que aceptas diversificando tus inversiones. Por ejemplo, puede que no sea una buena idea dedicar toda tu cartera a una sola empresa o industria porque si esa industria falla toda tu cartera está en riesgo. Imagínate donde estarías si hubieras puesto toda tu cartera en acciones de máquinas de escribir. Mejor distribuye tus inversiones entre múltiples sectores industriales.

4) ¿Cuánto dinero puedes ahorrar al mes?

Puede que tengas una gran cantidad de dinero que has ahorrado para invertir. Si puedes, empieza a ahorrar y asigna algunos de tus ahorros para invertir. Los planificadores financieros te dirán que es importante tener algo de dinero a mano como fondo de emergencia. Por lo tanto, si tienes de cero a pocos ahorros, puede ser una buena idea ahorrar algo para esas emergencias impredecibles de la vida antes de empezar a invertir.

Cuando estés listo para empezar a invertir, piensa en la cantidad de dinero que puedes poner en tu cartera cada mes. Incluye esa cantidad en tu presupuesto mensual y haz un esfuerzo para depositarla en tu cuenta de inversiones cada mes.  Si conviertes la inversión en parte de tus gastos mensuales habituales, como por ejemplo el pago de los suministros o la factura del ADSL, será más fácil seguir con la inversión a largo plazo.

 5) ¿Cuánto tiempo tienes disponible?

 Puedes crear una estrategia de inversión que sea tan simple o tan complicada como quieras que sea. ¡Si quieres aprender sobre el mercado de valores y seleccionar tus propias acciones individuales investigando, hay toneladas de recursos que te guiarán cuando empieces invertir en acciones!

Sin embargo, elaborar una estrategia para invertir en acciones no tiene porqué ser complicado. Si no tienes un montón de tiempo que dedicar a realizar investigación de mercado, puedes considerar invertir en ETFs (Exchange-Traded Funds o fondos negociables en el mercado), que son fondos gestionados que pueden darte diversificación de forma automática. Los ETFs están diseñados para rastrear un índice, como el S&P, un producto básico, bonos, o una cesta de activos. Por ejemplo, invertir enun ETF que refleja el rendimiento de todo el S&P 500 te da acceso a Apple, Exxon Mobile y General Electric, entre otros.

Una vez que te respondas a estas 5 preguntas, deberías empezar a sentirte más seguro sobre invertir en acciones por primera vez.

1) La mención de las acciones y ETFs en el artículo anterior se hizo sólo con fines ilustrativos y no constituyen una recomendación para comprar o vender.

2) Toda inversión conlleva un riesgo. El resultado pasado no es indicativo de los resultados futuros, que pueden variar. Las inversiones en acciones y ETFs pueden perder valor, lo que puede conducir a una pérdida de capital. El comercio online tiene un riesgo inherente debido a las respuestas del sistema y tiempo de acceso que pueden verse afectados por varios factores, incluyendo pero no limitado a las condiciones del mercado y el rendimiento del sistema. Un inversor debe entender estos hechos antes de negociar. Los riesgos asociados con la inversión en valores internacionales, incluyendo ADRs y ETFs en listas de EEUU que contienen valores no estadounidenses, incluyen entre otros, riesgos de país/política en relación con el gobierno del país de origen; riesgo de tipo de cambio si la moneda del país se devalúa; y riesgo de inflación/ poder adquisición si la moneda del país de origen se vuelve menos valiosa si el nivel general de los precios de bienes y servicios aumenta.


3) La mayoría de los ETFs se "reajustan" todos los días, lo que significa que estos títulos están diseñados para lograr sus objetivos a diario. Su resultado para períodos superiores a un día puede diferir significativamente a la inversa del rendimiento de su índice subyacente o de referencia en el mismo período de tiempo. Este efecto se puede ver magnificado en los mercados volátiles, pudiendo ocurrir que sufras pérdidas significativas, aunque el rendimiento a largo plazo del índice muestre una ganancia. Si bien puede haber estrategias que justifican el mantener estas inversiones más de un día, los inversores de tipo compra y retención, con un horizonte de tiempo intermedio o a largo plazo, deben considerar cuidadosamente si estos ETFs son apropiados para su cartera.


4) Antes de invertir en un ETF, un inversor debe analizar con cuidado los objetivos de inversión, riesgos, cargos y gastos de la sociedad de inversión. El prospecto contiene esta y otra información importante acerca de la sociedad de inversión. Debes leer detenidamente el prospecto antes de invertir. Puedes obtener una copia del folleto en drivewealth.com/explore/products

 

Conócete tu mismo como inversionista con 7 preguntas simples

Conócete tu mismo como inversionista con 7 preguntas simples

Invertir en Acciones Puede Parecer Difícil. Aquí hay 6 Maneras de Simplificar Tu Estrategia.

Invertir en Acciones Puede Parecer Difícil. Aquí hay 6 Maneras de Simplificar Tu Estrategia.